El fuerte viento convierte Andalucía en un verdadero desierto de arena