La frialdad de los terroristas horas antes de atentar en Cambrils