“Las familias y amigos pueden ayudar a afrontar y racionalizar el miedo tras el atentado”