Cinco días tras la desaparición de Sandra y su hija, todo apunta a una huida voluntaria