Muchos decibelos, alcohol y desmadre: arranca la temporada de turismo ‘low cost’