Sonrisas y mucha complicidad en el día en que Íker y Pepe se han conocido en persona