El colmo del alquiler turístico: una chabola en Ibiza