Un virulento ciberataque a Telefónica obliga a apagar todos los ordenadores de su sede