La celebración de la final de la Champions que se le fue de las manos