Las caricias y las risas, básicas en la vida de este pequeño sordociego