Vive en la calle porque se niega a abandonar a sus animales para ir a un albergue