Los ‘brincacharcos’ evitan que te mojes por un módico precio