Una alfombra de basura: el paisaje tras el botellón de San Cemento