Los atentados de Las Ramblas y Cambrils fueron el plan B de los terroristas