“No sabemos el porqué del acoso. Es como un juego, pero un juego que lo machaca”