Vender latas de bebida, un negocio ilegal muy presente en la noche madrileña