El pueblo que lleva 8 años sin agua potable