La valiente historia de un reportero que dejó su cámara para intentar salvar vidas