Prohibidos los perros sin correa... ¡y los dinosaurios!