Mojitos en las playas, un nido de bacterias