Miguel Blesa, de una vida de excesos a un sinfín de juzgados