El imán de Ripoll, el supuesto reclutador de la célula yihadista de Cataluña