Iker tiene 5 años, parálisis cerebral y dona sus ahorros a la investigación de la enfermedad de otro niño