Despedidas de soltero: desenfreno y mucho ruido, la pesadilla de los vecinos