Cruzar la carretera rápido y sin mirar puede acabar así de mal