Corre 120 kilómetros por Islandia por el amor hacia su padre y la lucha contra la leucemia