Colarse en edificios en ruinas y colgarlo en redes, una afición peligrosa