El Calderón y sus alrededores, blindados ante la final de la Copa del Rey