Aparcamos el coche… ¡y nos subimos a las dos ruedas!