¿Es el ser humano más rápido que el Metro?