Insultos, amenazas de muerte, agresiones... ¡y todo por una multa!