La Intocable, la cara visible de los neonazis