“La tortura física y mental de la violencia de género no se puede describir”