El sueño convertido en pesadilla: víctimas de los fondos buitre