Acudir a un curandero le costó la vida