Miedo, llanto y alegría: fotografiados al dejar atrás el infierno del ISIS