Sergio Oliva, el presunto parricida que tenía a José Bretón como referente