Porque la sonrisa también cura, los payasos toman los hospitales