Diego Armando Maradona, una vida gloriosa entre descensos a los infiernos