Tras 30 años trabajando como portera en un edificio en Madrid, no puede jubilarse