Y tú, ¿prefieres perder la cartera o el móvil?