Encerrados y pendientes de las redes sociales: así ha vivido Paterna su nube negra