Masarrojos: cuando salir de casa en silla de ruedas significa jugarse la vida