Superó la anorexia... y ha convertido su Instagram en una oda a la vida