Una sucesión de inexplicables fallos provocó la hecatombe en la Copa del Mundo