Los serbios intentaron parar el ataque de España a base de faltas y juego duro