Cuatro segundos para el final y Koponen falla el tiro que mandaba el partido a la prórroga