Guler no pregunta y se mete hasta la cocina de Australia para dejar una bandeja