Jankunas sienta a su defensor y se cuela hasta la cocina para machar a una mano