Tres triples seguidos de Francia pusieron emoción al final del partido